No sentía ni frío, ni calor, no estaba triste, mucho menos feliz, sentía esa presión en el pecho. Me sentía vacío… otra vez.

(Fuente: infinita-locura, vía cicatrices-abiertas)